El cantante puertorriqueño Bad Bunny, a sus 27 añitos, ha logrado alcanzar la cima de la fama en cuestión de poco tiempo, logrando acaparar millones y millones de dólares en sus bolsillos con los éxitos musicales que ha pegado a nivel mundial.

Benito Antonio Martínez, conocido como el ‘conejo malo’, se ha catapultado en el género con canciones como Callaita, Yonaguni, Dakiti y Yo Perreo Sola, entre otras, con las que ha puesto a bailar a miles de personas y ha escaldado tan rápido que ha superado a artistas que llevan más tiempo en la música.
Sin embargo, su veloz ascenso a la fama en cuestión de un año a algunos no deja de causarles curiosidad. Se ha dicho que él es Illuminati (secta que supuestamente busca imponer un nuevo orden mundial) a propósito de los constantes símbolos que hace con sus manos en sus videoclips, pero también que vendió el alma para llegar a donde está ahora.

¿Bad Bunny compra almas?
Esta versión se teje después de un Instagram Live que hizo el cantante urbano en el año 2018, en el que dijo que había vendido su alma y que ahora estaba comprando almas de quien quisiera fama.

“¿Quieren el éxito que yo he tenido? Hay una sola respuesta (risas). Nosotros estamos comprando almas. Ya no las vendemos, ahora me las venden a mí”, manifestó el artista mientras hacia un símbolo de triángulo juntando sus dedos.

Y luego agregó: “Quien quiera pegarse, quiera dinero o fama que me venda el alma”.
Para algunos estas declaraciones de Bad Bunny, a sus 23 años, fueron una forma sarcástica de responder a un seguidor que lo habría increpado sobre la venta de su alma al diablo, no obstante, otros dicen que habría sido una respuesta que dio consciente y en serio. Juzguen ustedes.

Lo cierto es que, en 2016, Benito era un simple empacador en una cadena de supermercados y en un año, ya estaba poniendo a sonar sus temas en las emisoras a nivel internacional y llenando sus bolsillos con miles de dólares, lo que causa extrañeza en usuarios de redes sociales que creen en las energías del más allá, el diablo y los pactos con él, y en que su fama de un momento a otro si tendría razones demoniacas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *