Benyamin Ahmed es un niño de 12 años que creó una colección de obras de arte digital el año pasado y en sólo unos meses ha alcanzado una fortuna de 750.000 libras esterlinas (más de 3 mil 700 millones de pesos).

El futuro de este niño ya se veía prometedor desde sólo los cinco años de edad, cuando aprendió a programar con la ayuda de su padre, quien le planteaba a Benyamin y a su hermano Yusuf, de 13 años, desafíos diarios de codificación.
La colección de tokens no fungibles (NFT) construida por Ahmed en julio del 2021 tiene una temática de ballenas y cada obra de arte digital es única. Estas piezas se pueden vender y comprar en línea a través de criptomonedas.

Los NFT son activos digitales únicos, como las obras de arte, que se compran con criptomonedas y la venta e interés por estos se ha disparado durante los últimos meses.
Las obras de este joven millonario empezaron a ser comercializadas por un valor de 60 dólares la pieza, sin embargo, la alta demanda que alcanzó le permitió aumentar los precios y ganar hasta 20.000 dólares por algunas partes de la colección.
Además, Benhayim recibe comisiones cada vez que una de sus piezas es revendida y tiene otros negocios en el sistema de criptomonedas Ethereum que le generan ganancias, con lo que ha ganado hasta ahora 750.000 libras.
Sin embargo, por su edad, este joven estudiante de Londres no tiene cuenta bancaria y aún no ha retirado nada del dinero que tiene en criptomonedas.

Mientras tanto, el joven ha asegurado al diario inglés ‘The Mirror’ que continuará en el mundo de las NFT y las criptomonedas, donde ve un “futuro brillante”.
“Creo que en todas las industrias, las versiones digitales de las cosas siempre funcionan mejor. El arte digital tiene mucha más utilidad y certificación. Puedo simplemente conectarme y ver de dónde viene cualquier cosa”, le explicó Benyamin al medio mencionado.

Según el padre de Benyamin, Imran, lo que les enseñó a sus hijos “nunca se trató de dinero”, y aseguró a ‘The Mirror’ que esto lo hizo para que ellos pudieran “adquirir conocimientos, pero, por supuesto, el dinero es una bonificación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *